Uno de los factores de riesgo de estos conductores es no considerar la moto como un vehículo

 

Motocicleta y Semana Mayor

En Guatemala, la motocicleta está ganando popularidad. Existen más de 1.3 millones de estos vehículos y los motivos de su aceptación entre los ciudadanos son su ligereza, precio y facilidad para la circulación.

A pesar de los elementos a favor, no hay que olvidar la gran responsabilidad que supone su conducción, mucho más si se va a utilizar en largos recorridos como los de la cercana Semana Mayor.

Durante este período, Semana Mayor en Guatemala, es habitual los desplazamientos de los ciudadanos, motivo por el cual se incrementa la estadística de siniestralidad.

 

 

Observatorio Nacional de Seguridad del Tránsito

El ONSET (Observatorio Nacional de Seguridad del Tránsito), del DTPNC (Departamento de Tránsito de la Policía Nacional Civil), explica que los incidentes viales aumentan durante estas fechas, llegando a superar los 600 accidentes de motocicletas en un solo mes.

Al comparar la accidentalidad de las últimas Semanas Santas (abril 2017 y marzo 2018), se puede apreciar picos de crecimiento. Estos picos solo se pueden comparar con las fechas de fin de año, momento en el que los incidentes viales fluctúan entre los 600 y los 700 al mes.

 Semana Mayor
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

 

Incremento de la accidentalidad

Según informa el ONSET en su último boletín, del 1 de enero al 31 de diciembre de 2018 fueron 9.625 vehículos los involucrados en hechos de tráfico.

Entre los motoristas se contabilizaron 3.701 casos (un 38%). Esta cantidad aumentó un 17% en relación a 2017 (3.172). Asimismo, los siniestros dejaron 598 fallecidos y 3.496 heridos.

El encargado de capacitaciones de la Policía Nacional Civil, Geovanni Tagre, explica que, para los motoristas, uno de los factores de riesgos es no considerar la moto como un vehículo y el uso inadecuado se hace de ella.

“En Semana Santa muchas personas usan la motocicleta para viajar, pero ponen su vida en riesgo al ingerir alcohol, exceder límites de velocidad o no llevar el equipamiento mínimo para protegerse en caso de un accidente”.

 

 

Equipamiento básico

Tal como explica el capacitador, durante la Semana Mayor se dan diferentes factores que, tomados sin la cautela necesaria, pueden llevarnos al accidente de tráfico.

“Regularmente llueve esos días, y si se conduce cansado y bajo efectos de licor, es fácil accidentarse por el pavimento liso. Si hay exceso de velocidad, el motorista se vuelve más vulnerable a vientos que ocasionan los vehículos y la carretera abierta”.

La legislación de Guatemala estima que el equipamiento básico del motorista es el casco protector y el chaleco reflectante. Cuando se va en ruta este equipamiento, para una mayor seguridad, debe incrementarse con un casco certificado, cazadora, coderas y rodilleras, entre otros elementos.

 

 

Imprudencias moteras

El portavoz de Provial (Dirección General de Protección y Seguridad Vial), Juan Carlos Aquino, explica cuáles son las principales imprudencias que comenten en temporada de Semana Mayor los motoristas: viajar en grupo de más de cinco personas y consumir alcohol tanto antes como durante el trayecto.

“Cuando el grupo es numeroso, ya no quieren acatar las normas de seguridad (casco protector) porque ‘quieren sentir la libertad’ del viaje. A eso se suma, que la mayoría quiere ingerir bebidas alcohólicas”.

Las sugerencias del representante de Provial son conducir con el equipo de seguridad en cualquier tipo de viaje. Lo mínimo que se pide es que el casco esté correctamente abrochado porque una de las primeras partes del cuerpo que se golpea al caer o derrapar es la cabeza.

 

 

Recomendaciones

El instructor del Departamento de Seguridad Vial de Honda Argentina, Martín Montenegro, nos ofrece una serie de recomendaciones para seguir al conducir nuestra motocicleta.

Conductor
  • La cadena debe estar lo más cerca que pueda del tanque de combustible.
  • Las rodillas han de presionar levemente el tanque, ofreciendo así mayor maniobrabilidad con el cuerpo.
  • Los pies deben estar en el apoyapié, en posición para accionar en cualquier momento los frenos o los cambios.
  • El casco debe estar abrochado, nos espejos retrovisores no se deben desmontar, se ha de revisar la correcta presión de las llantas y utilizar calzado cerrado.
Pasajero
  • Los pies deben estar siempre en los apoyapiés. No deben realizarse movimientos bruscos y acompañar únicamente el movimiento de conductor.
  • La posición correcta del acompañante es abrazar por la cintura o presionar con las rodillas las caderas del conductor, sin obstaculizar sus movimientos.
Puntos ciegos
  • Tener en cuenta los ángulos ciegos de los vehículos, las zonas en las que el conductor automovilista puede que no vea al motorista en sus espejos retrovisores (central y lateral).
  • Utilizar luces o claxon para llamar la atención del conductor de automóvil. Puede buscarse la mirada del conductor en el retrovisor y cerciorarse de haber sido visto.
Conducción
  • Ajustar la velocidad con anterioridad a entrar en una curva. No accionar embargue o freno para conseguir mayor adherencia y tomar mejor la curva.
  • Apretar simultánea y progresivamente los frenos, sin acción del embrague para aprovechar el freno del motor, mientras se apretará con las rodillas el tanque de gasolina y se mantendrá la posición.

Lluvia

  • Cuando llueva, no se han de apoyar los pies en los charcos. Si hay algún agujero, podría hacer que perdiéramos la estabilidad de la moto.
  • Si empieza a llover, esperar 15 minutos para que el asfalto se limpie y las llantas ofrezcan una mayor adherencia.
Noche  
  • Nuestro objetivo debe ser hacernos visibles para el resto de conductores. Es recomendable utilizar ropa de alta visibilidad reflectante y casco con cintillos reflectantes.
  • Se recomienda que el visor del casco sea transparente, los polarizados restan visibilidad al motorista.

 

Fuente: República