Un estudio ha analizado 6 factores de seguridad vial (velocidad, alcohol, móvil, casco, cinturón y SRI) en 32 estados del país bajo la recomendación de la OMS

 

Estudio sobre Seguridad Vial

Menos del 10% de los estados federativos disponen de una normativa apropiada en materia de seguridad vial. Este dato se obtiene del estudio realizado por el Secretariado Técnico del Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes (STCONAPRA), publicado en la Revista Panamericana de Salud Pública.

Con este informe de llevó a cabo un análisis descriptivo de los diversos ordenamientos jurídicos federales y también de los 32 estados federativos mexicanos en materia de seguridad vial. A través del mismo fueron reconocidos 6 factores que se analizaron bajo las recomendaciones de la OMS (Organización Mundial de la Salud):

  • Exceso de velocidad
  • Alcohol y conducción
  • Uso del móvil durante la conducción
  • Usar el casco para los motoristas
  • Uso del cinturón de seguridad
  • Uso de sistemas de retención infantil (SRI)

Las conclusiones revelaron que aproximadamente el 10% de todos los estados federativos estudiados disponen de normativa concreta para los seis factores estudiados. Pero ninguna de ellas cuenta con todos los factores de manera adecuada.

 

 

Límites velocidad

En relación a los límites de velocidad, únicamente el estado de Zacatecas dispone de una legislación apropiad. Aquí el exceso de velocidad se mide a través del radar o la fotoinfracción y está prevista la sanción con multa.

En Chiapas, Ciudad de México y Jalisco también disponen de legislaciones aptas en relación a los límites de velocidad. No obstante, sus criterios son bastante más relajados en materia de detección y de infracción.

La normativa relativa al exceso de velocidad falla en los estados federativos al no especificar límites de velocidad para vías rápidas, secundarias o zonas escolares. La mayor parte de los estados establece límites superiores a los recomendados por la OMS.

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

 

En 21 de los 28 estados federativos que consideran el exceso de velocidad ignoran especificar cuál es el recurso utilizado para que sea detectado. Debemos subrayar que tanto la OMS como la CONAPRA (Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes) disponen que la velocidad máxima en vías rápidas deber ser 110 km/h; en vías primarias 50 km/h; en vías secundarias 30 km/h y en zonas escolares 20 km/h.

 

 

Resto de factores

El uso del teléfono móvil únicamente se trata en 15 estados federativos, y únicamente 10 lo hacen de forma adecuada. El 79% de las legislaciones y reglamentos de seguridad vial incluyen el uso del cinturón, pero únicamente es en Jalisco donde se plantea de manera adecuada, en el resto de estados no.

Con el uso de sistemas de retención infantil y del casco para los motoristas sucede algo parecido. Solo en Jalisco son abordados estos criterios de manera correcta, definen quiénes han de utilizar los sistemas de retención y fijan cuáles son los estándares de seguridad de los cascos, además de concretar la forma en que deben ser utilizados.

En el 85% de las normativas analizadas incluyen el factor alcohol y conducción. Pero en ningún estado se trata de forma adecuada. El problema más importante es que los niveles de concentración de alcohol permitidos superan los recomendados. Tampoco se fija ninguna tasa inferior para los conductores jóvenes.

 

 

Resultados estudio

Los resultados del estudio descriptivo muestran que la mejor legislación estación en materia de seguridad vial es la de Jalisco, a pesar de que necesita alguna “adecuación” en relación al alcohol y la conducción y el uso del móvil al conducir.

Otros estados federativos como Baja California y Durango no tienen ninguna disposición legal que contemple al menos uno de los seis factores que han sido analizados.

 

 

Ley de Seguridad Vial

Con el estudio se han ofrecido elementos básicos para establecer modelos claros y adecuados para elaborar una Ley General de Seguridad Vial que puedan adoptar los estados federativos.

Las organizaciones ciudadanas están fortaleciendo esta iniciativa de Ley para conseguir una política pública nacional que reduzca las muertes y las lesiones producidas por incidentes de tráfico.

Contar con una legislación inadecuada dificulta el control policial efectivo y no incentiva su cumplimiento. Sin unos reglamentos homologados por los estados federativos se dan contradicciones en relación a los comportamientos de los usuarios de las vías. Por eso es tan importante la concienciación y la sensibilización de las autoridades legislativas sobre la necesidad de acortar las diferencias legislativas.

A todo lo expuesto con anterioridad se debe añadir una gestión inmejorable de la seguridad vial. Por eso es tan importante que la Ley General de Seguridad Vial valore la Constitución del Fondo Nacional de Seguridad Vial. Este Fondo se dedicaría a financiar políticas centradas en infraestructuras y servicios que respalden un desplazamiento seguro de las personas en las vías públicas.

 

 

Fuente: Animal político