El aire acondicionado resta entre 2 y 15 CV al motor; esto puede verse mejor en coches de propulsor pequeño, cuando llegan a los 110 o 120 CV, se aprecia poco

 

Aire acondicionado

Hace ya bastante tiempo que los coches están equipados con aire acondicionado, o su versión más avanzada que se conoce como climatizador. Actualmente es impensable un vehículo que no disponga de esta tecnología cuya función es enfriar y mantener el habitáculo con una temperatura óptima.

Vamos a analizar las preguntas más frecuentes relativas a este sistema: ¿Cómo funciona?, ¿cuánto gasta?, ¿ahorramos combustible si abrimos las ventanillas?

A pesar de la evolución del aire acondicionado a lo largo del tiempo que permite, por ejemplo, ajustar la temperatura por zonas (bizona, trizona…hasta cuatro o cinco), su principio básico continúa siendo el mismo: coger aire caliente, enfriarlo e introducirlo en el habitáculo.

Para este proceso se necesita consumir energía porque se lleva a cabo un trabajo (rozamientos, resistencias, pérdidas) y se necesita energía para llevarlo a cabo. Para el automóvil, este consumo conlleva gasto de combustible (gasolina o diésel) si opera con motor térmico, o de electricidad o gas si es con otro tipo de mecánicas.

 

Funcionamiento del aire acondicionado

Básicamente el aire acondicionado de un coche es un aparato de frío que, a través de elementos mecánicos y de un gas que cambia de estado, consigue el enfriamiento del aire y, además, filtrarlo y deshumidificarlo. O, lo que es lo mismo, extrae el calor de aire, ya sea del interior del habitáculo cuando está en modo recirculación (aspirar aire del interior y volverlo a impulsar), o del exterior.

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

El aire acondicionado funciona a través de la compresión mecánica de una sustancia que cambia de estado (de gas a líquido y viceversa), es decir, el gas refrigerante del circuito. Éste lleva a cabo un sistema cíclico que se repite cuando está activado y está formado por los siguientes elementos:

  • Compresor. Aspira el gas refrigerante y lo comprime, es decir, lo somete a presión, motivo por el cual su temperatura sube.
  • Condensador. El gas comprimido pasa a este dispositivo que es un radiador (o mejor, un serpentín), se condensa y pasa a estado líquido. El radiador se encuentra en contacto con el aire exterior y el líquido resultante está más caliente que el mismo aire, por lo que le cede calor.
  • Válvula de expansión. El líquido comprimido pasa en un momento a tener mucho más volumen (se descomprime), su estado cambia a gas y se enfría aún más.
  • Evaporador. El gas frío pasa por otro radiador, en contacto con el aire, que va al interior del habitáculo y recoge su calor. El aire se enfría y se impulsa con el ventilador a través de las toberas de salida de aireación, que habitualmente se encuentran en el salpicadero. Y el gas vuelve a empezar el ciclo hacia el compresor.

 

El consumo del aire acondicionado del coche

Sobre el compresor recae principalmente el funcionamiento del aire acondicionado en un vehículo. Éste se ajusta al giro del motor a través de la correa y cuando tiene que trabajar lo hace a través de la fuerza que produce el propulsor del coche. Por ello, la tarea incide sobre la propia mecánica que, al tener que ayudar al compresor, consume más energía y, por tanto, combustible (o lo que haga moverse al coche).

Se genera una duda en relación al consumo: ¿cuánto aumenta si el aire acondicionado está operando? Pues esto dependerá del trabajo que le pidamos en cada momento. Cuanto más caliente esté el aire del habitáculo, cuanto más caliente esté el aire del exterior y cuando más baja sea la temperatura que programemos para el climatizador, el trabajo del sistema será mayor y, por consiguiente, también el gasto de energía.

El consumo puede incrementarse entre un 5 y un 20%. Esto significa un par de décimas y un litro a los 100 kilómetros, como mucho. Pero de lo que deberíamos hablar es del consumo a la hora, en relación al tiempo que esté funcionando el compresor. Con un sistema de climatización moderno, el compresor se apagará y desacoplará automáticamente en cuanto detecte que no es necesario continuar enfriando el aire. Así que, cuando menos tiempo esté funcionando el compresor, menor será su consumo.

 

¿Aire acondicionado o ventanilla?

Esta es otra de las grandes preguntas por si el aire gasta más o menos que si abrimos las ventanillas. Y la respuesta es: depende. Depende de la velocidad a la que circule el coche.

Si el aire acondicionado consume casi lo mismo, independientemente de la velocidad a la que se circule, no sucede lo mismo con las ventanillas bajadas. Cuando más aerodinámico sea un coche, menor será su resistencia al viento y, por tanto, consumirá menos.

El inconveniente es que, cuando se abre la ventanilla, se empeora la aerodinámica del coche porque el aire entra en el habitáculo y lo frena (algo parecido a lo que sucede con un paracaídas). Así que el motor debe hacer un esfuerzo mayor para continuar con lo que estaba haciendo, mover las ruedas para avanzar, y se ve obligado a consumir más.

Circular entre 80 y 90 km/h con las ventanillas bajas hace que consumamos más que si llevamos activado el aire acondicionado. Por ciudad, podríamos ahorrarnos el climatizador y abrir las ventanillas, pero en vías rápidas no: si circulamos a 120 km/h consumiremos menos con el aire acondicionado puesto y las ventanillas subidas.

 

Ayudas al aire acondicionado

Lo que podremos hacer es ayudar a que el aire acondicionado no recaiga sobre el gasto de combustible. Una de las primeras cosas es estacionar en un garaje o a la sombra, así el habitáculo no estará muy caliente y el aire acondicionado no tendrá que trabajar en exceso, únicamente mantener la temperatura.

Si esta opción no es viable, y el vehículo queda a pleno sol y parece que, al abrirlo, estamos en el mismo infierno, lo que deberemos hacer primero es ventilarlo. Después deberemos circular con las ventanillas bajadas durante unos minutos y encender al mismo tiempo el aire acondicionado. De este modo estamos ayudando a que el aire caliente se vaya y el climatizador enfríe de manera mucho más eficaz.

 

Fuente: Motorpasión