La región empieza a electrificar el sistema de movilidad en las ciudades más grandes

Aire limpio

Una escena utópica en ciudades como Bogotá, Lima, Buenos Aires, Sao Paulo o Ciudad de México es salir de casa, caminar y respirar aire limpio durante el paseo. Y, aunque esta escena sea utópica, es posible y, sobre todo, necesaria.

Unas vías sin humo son la clave para que la temperatura del planeta no se vea incrementada en más de 1,5 ºC para 2100. Pero también es necesario que se de esta situación para que el cambio climático no lleve a más personas hacia la pobreza y disminuya el número de enfermedades y muertes causadas por aire contaminado.

 

 

Emisiones CO2

El transporte produce el equivalente al 15% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, según valoraciones del Banco Mundial. Sin acciones rápidas y con el mantenimiento de esta tendencia el porcentaje se incrementaría hasta el 33% para 2050.

Latinoamérica produce casi el 10% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. Según el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), el transporte es el responsable de un 19% de las emisiones de CO2 de la región.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el continente americano, anualmente fallecen 93.000 personas por este motivo en países de bajo y mediano ingreso. En países de ingresos altos mueren 44.000 personas.

Y, ante todos estos datos, surge una pregunta: ¿qué hay que hacer?

 

 

Transformación hacia una movilidad eléctrica

Debido al incremento vertiginoso de la flota de vehículos en Latinoamérica (para 2050 habrá unos 200 millones de automóviles, el triple de los que hay hoy en día), cada vez es más importante el cambio hacia un sistema con emisiones de carbono mucho más bajas.

Para la reducción de las emisiones en el mundo sería necesaria una gran inversión del sector público y del privado. Que el potencial de la movilidad eléctrica se despliegue va más allá de los gobiernos nacionales o locales.

Con la implementación del proyecto Bus Limpio, el Banco Mundial acelera la adopción de tecnologías limpias en Latinoamérica y también comprende los desafíos que supone. Este proyecto se está desarrollando en Sao Paulo, Ciudad de México, Santiago de Chile, Buenos Aires y Montevideo.

En cada una de estas ciudades se realizó un diagnóstico de su situación y se comparó los costes del ciclo de vida y las emisiones de gases de efecto invernadero de tecnologías (diésel limpio, gas natural comprimido, baterías eléctricas y autobuses de hidrógeno).

Era previsible que las tecnologías de baterías eléctricas resultaran ser las de mayor eficiencia energética y también las más “cordiales” con el medio ambiente. El proyecto Bus Limpio ha relacionado a diversos sectores interesados para impulsar una comunidad internacional de líderes comprometidos con la movilidad limpia.

 

 

Por un aire más limpio

Un 66% de los países Latinoamericanos y los gobiernos locales de 50 ciudades de la región engloban el transporte dentro de sus compromisos de lucha contra el cambio climático. Ciudad de México, Río de Janeiro y Santiago han prometido la eliminación de todas sus emisiones para 2050, según señala el informe Cargando el futuro realizado por los expertos Guy Edwards, Lisa Viscidi y Carlos Mojica.

Más de 1.500 millones de toneladas de CO2 podrían reducirse en la región si Latinoamérica apostara firmemente por la movilidad eléctrica, también se ahorraría casi 85.000 millones de dólares en combustible entre 2016 y 2050, según informa PNUMA.

Otro estudio de ONU Medio Ambiente, América Latina ahorraría US$ 64.000 millones en combustibles si 22 ciudades migran al transporte público eléctrico en la próxima década, explica que si 22 ciudades de América Latina reemplazaran su flota de autobuses y taxis por vehículos eléctricos, para 2030 se podrían apreciar importantes resultados.

Algunos de esos resultados serían:

  • 300 millones de toneladas equivalentes de dióxido de carbono dejarían de emitirse.
  • Podría evitarse la muerte de 36.500 personas.
  • 64.000 millones de dólares en combustibles podría ahorrarse América Latina.

 

 

Interés por la movilidad eléctrica

Fue hace unos cinco años cuando empezó el interés por la movilidad eléctrica. En 2016, el mercado era bastante reducido, pero en 2018 se llegó al récord de 4 millones de vehículos eléctricos vendidos en todo el mundo.

Según la Agencia Internacional de Energía, para 2020 la flota de vehículos eléctricos llegará a los 13 millones. Y, según Bloomberg (compañía estadounidense de software financiero, datos y noticias), la cifra aumentará a 530 millones para el 2040.

América Latina no sigue el mismo ritmo que Asia o Europa en la electrificación del transporte. Así, el año pasado, algunos países latinoamericanos anunciaron el inicio de trabajos en sus estrategias de movilidad eléctrica y sus primeros pasos para poder respirar aire puro.

El potencial de Latinoamérica para electrificar sus sistemas de transporte:

 

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

  • La producción de energías renovables es alta y podría incrementarse. Un 60% de la capacidad de energía instalada procede de fuentes renovables, porcentaje mucho más alto que el promedio mundial que es del 33%.
  • La región cuenta con el mayor uso de autobuses por persona y son 62 las ciudades que disponen de sistemas de buses de tráfico rápido.
  • Tres grandes fabricantes de automóviles están instalados en Argentina, Brasil y México.
  • Las grandes reservas de litio, material fundamental para las baterías de los vehículos eléctricos, están en Bolivia, Chile y Argentina.

 

 

 

 

Fuente: El País